Coyunturas

De pequeños corríamos por entre las praderas colindantes a nuestro reciente asentamiento habitacional, tan nuevo como aquellas mentes que abrían los ojos al mundo; un mundo que se debatía entre la amenaza de un holocausto nuclear, huelgas de maestros y la leche conasupo cuya procedencia aún hoy en nuestros días es asunto de Mulder & Scully. Todo era nuevo; las casas, las banquetas, las hipotecas, los vecinos, las vecinas, los matrimonios, hasta el aire pareciera regenerarse al chocar contra el cerro que velaba por nosotros como león en vigilia por su presa. Solo los autos de nuestros padres no eran nuevos, por aquellos días eran cosa de tener conocidos y palancas para poder hacerse de un carro, debieras conocer al amigo de alguien para que medianamente te pudieras hacer de un carro y de segunda; se veían los Valiant Acapulco, los Ford, Datsun y uno que otro Dodge Dart. Desde aquel fraccionamiento, en lo alto, dominábamos el valle otrora dominio de tribus aztecas y paso hacia los lagos de Xaltocan y Zumpango; desde ahí solo alcanzábamos a ver verde, enormes extensiones de sembradíos de maiz, alfalfa y hortalizas que se extendían hasta dónde nuestra vista daba.

Aquellos niños que nada sabían de Echeverría y sus sueños socialistas de closet, de Doña Eva Sámano que hasta hoy a mis cuarenta y cinco me entero que tal vez haya sido la mejor primera dama de la historia mexicana por su incansable labor social. Que íbamos a saber de las guerrillas, de las crisis sexenales, de la corrupción que corroía las entrañas del país y que hasta ahora no hemos podido extinguir. Que sabíamos, que no supieran los genios de Harvard sobre los ciclos económicos, la economía mundial,la devaluación del peso y sus consecuencias sobre nuestros deseos y pasiones de niños; pues quien no pidió a Santa Claus un carrito de pilas o un fabuloso fred y terminamos con trompos y viboritas de madera.
Quien iba a decir que aquellos niños producto del milagro mexicano de ahí en adelante solo conocerían crisis o como se les dijera en aquella y en esta época -porque en México si algo se nos dá es no llamar las cosas por su nombre- coyuntura económica. Que si coyuntura por fin de sexenio, por cambio de gabinete, por la guerra fría, por año bisiesto o simplemente por su güevos, que mas da, siempre hubo una crisis; siempre ha existido el nagual, el coco, el chupacabras, el roba chicos y los celebres e intemporales demonios sueltos de los que hablan en toda época los políticos. Hoy a mas de 40 años, vuelven los demonios; no es que el peso esté débil, es que el dólar está muy fuerte. -No eres tú, soy yo-. Los mercados mundiales, el nerviosismo de que china no crece lo que dijo; ahora resulta que dependemos de que China crezca cuando antes hasta broma hacíamos de que tendríamos un familiar chino en menos de diez años -y hasta la fecha, pues ninguno- , pero eso sí, hasta los sombreros de mariachi son chinos. ¿queríamos comprar espejitos baratos?, ahí tienes el resultado. Le dimos de comer un poco mas arroz a millones, pero de este lado de la realidad no acabamos por comprender que pasa; porque seguimos enganchados a una rueda sin fin que poco a poco estrecha el collar en cada vuelta.
Entonces de que va la vida si desde que recordamos en este país vagamos como ánima de Sayula en una gran fiesta orgiástica en dónde nos embriagamos de nuestra mexicana forma de ser; reclamando sin actuar, buenos pa la fiesta y el baile en dónde todos somos hermanos; hermanos de selección nacional, brothers contra trump; pero tan solos contra lo que verdaderamente oprime, vulnera, ahorca y mata. Estamos solos, muy solos, porque así nacimos, porque así somos; un alma solitaria que busca la sombra para lamerse las heridas, para que nadie sepa la verdad, la ropa sucia se lava en casa. Parecer es ser en un mundo en el que como te ven te tratan, en el que mientras mas blanquito mas bonito. El mundo es de los Mister , de las ladies, de los mi reyes, de los cool, de los trendy, de los hipsters; al parecer son los únicos catalogados; el 99% restante no entra bajo ninguna especificación, el resto de la gente, pues nada, como los extras que le dan relleno a las películas, tienen que estar, porque si no: ¿quien demonios rascará tres metros en la tierra para cuando todo termine?. Y no todo es negro, la casa de la gaviota es blanca, blanca como la esperanza que tengo cada mañana que escucho las historias de mis chicos cuando se alistan para ir a la escuela y justo ahí el mundo se reconstruye para darnos una nueva oportunidad..

Súper poderes

Humilde, sufrido, hecho a si mismo dentro de un mundo cruel, sanguinario, idealizado. Dinero a raudales, ganancias cuya magnitud desborda a la ficción y desangra a la realidad. Vivir entre lujos, excesos, autos, mujeres, armas, drogas,yates, aviones; todo lo que el dinero puede comprar. Poder clandestino, poder puro que traspasa el subsuelo para emerger a la superficie y tocar de una u otra forma a las personas de a pie, a las personas comunes y corrientes que solo viven de algunas monedas al mes y con todo el peso de los impuestos sobre sus hombros; ISR, IVA, tenencias, luz, agua, teléfono, IEPS, impuestos sobre impuestos, peajes, impuestos por hospedaje, impuesto por nómina, seguro social, predial, limpieza de calles, recolección de basura; seguro estoy que debe haber miles de impuestos y de derechos mas que mi pobre imaginación no alcanza siquiera a vislumbrar.
Que queda, sobrevivir al día a día, a la rutina, al mundo real que exprime, pero también a un mundo de ficción que en ratos le hace soñar y a través de personajes de televisión o noticias, lograr una vida idílica en el que se es libre, es escuchado, se hace respetar, su deseo es orden cumplida.
Un lugar en el que se adquieran súper poderes para terminar con la impotencia,frustración, carencias y falta de oportunidades; súper poderes: poder cambiar todo lo que no gusta, lo que merece ser removido y castigado; de golpe acabar con toda la injusticia individual y colectiva. Ese lugar no existe mas que en la íntima imaginación de las personas; es de llamar la atención hoy día como Vox Populi en redes sociales y cualquiera otro medio de manifestación espontánea, se habla de lo mal que está el gobierno, de la capacidad intelectual del Presidente, de los excesos de la corte; son lo peor de lo peor de la basura social desde que tomaron poder. Y al otro lado del purgatorio, de alguien que escapa por segunda vez de prisiones de alta seguridad, nadie se atreve a decirle héroe, ídolo o redentor patrio, pero hay un velo de admiración, de respeto, de aspiración para desafiar al gobierno; como si en el fondo la gente quisiera ser aquel Varón que todo lo puede, que tiene recursos ilimitados para enfrentar al monstruo  tricolor de mil cabezas. ¿A poco no conoces a muchas personas que ven la serie el señor de los cielos? -por nombrar una de varias con los mismos temas-, El anti héroe, quieres que tenga éxito, que elimine a los que se interponen en su camino, hasta con malos ojos llegas a ver al paladín Mejía, a veces hasta mal cae su mojigatería justiciera ; que sentimiento tan contradictorio en esta paradoja de  ficción; ¿como?: quieres que los malos se salgan con la suya. ¿porque tienen tanto éxito?, ¿por que siguen saliendo tantas mas en la televisión o medios?. Seguro en el fondo desearíamos ser alguien mas que no somos para tener el poder de cambiar lo incambiable.
Extraños que somos acá en México, pareciéramos vivir en un eterno sueño vuelto pesadilla, aquel en el que corres y corres, por mas que te esfuerzas pareces quedar en el mismo lugar mientras la “cosa” te alcanza para devorarte; solo te detienes cuando crees haberte librado de la amenaza, para despertar y darte cuenta que sigues en 2015, el dólar avanza, tu trabajo pende de un hilo, tu sueldo está hipotecado por los próximos 20 años y el chapo, igual que el Nagual y el chupacabras son el “hilo rojo en el dedo” que nos recuerdan volver al mundo del que venimos.

La Virtud de los Malditos

Aquí han estado por siglos, viniendo casi por instinto, desde mas allá del continente, seguro que nunca pensaron que habían cruzado uno, simplemente siguieron caminando, con ese instinto nómada que después les sería quitado por los dioses para aferrarse a una tierra casi inexistente, entarimada sobre fangos y aguas lodosas que serían el sostén para siempre de un imperio condenado a la extinción y génesis de una raza inmortal.
Persistencia brutal, abismos de alma que casi sin aliento conducen en viaje inacabable y cataclísmico; no han dejado de viajar, aún sin haberse movido de estas tierras, recorren un largo y tortuoso camino de auto conocimiento; como individuos, como pueblo, como sociedad.
No han acabado de aceptarse, de saberse parte de este mundo, esconden su verdadera cara por entre laberintos de festejos y alegría desbordada. Huyen de su yo y mas del nosotros, corriendo en todas direcciones para evadir la realidad de sus conciencias. Un pueblo que se ha olvidado poderoso, que sucumbe aún con facilidad al murmullo de su alma  tocada por la conquista, que aspira a tener la piel clara para poder acercarse al dios que vendrá de mas allá de sus mares. Tiene miedo a que el blanco y barbado no lo acepte, no acepte a su hijos perdidos, tiene miedo a que lo vuelvan a dejar, a la deriva, extraviado en las profundidades de su indentidad.

Teme asomarse al lago y ver el reflejo de un desconocido que es único, que no se parece a nadie mas, que no necesita incluso parecerse a nadie, que brilla con luz propia, sin tener que implorar  parentescos ajenos a su imagen.
Quiero un poco de silencio, necesito remanso en dónde dejar de pensar y comenzar a sentir lo que late dentro, para encontrar de una vez por todas lo que me fue dado, lo que por derecho divino me invocaron a buscar, pero que en el camino, el imperio y la conquista… lo he olvidado.
Aún resuenan las voces de mil batallas, lamentos de los caídos que se fueron al fondo del lago, al abismo del infierno mexicano -que aún demanda sacrificios- para ofrecer sus cuerpos al cimiento que sostiene todo, para fundirse entre el fango, el agua, las madera y el fuego que mantiene en firme al mundo, al centro del único mundo.

Bonita o Fea

La vida y su tiempo es mas un flujo espiral que una linea recta que pueda ser marcada en el calendario.
Aunque las personas se empeñan en ver todo blanco o negro, malo o bueno, bonito o feo. Tal vez sea una manera de encontrarle un poco de coherencia a la vida, de otra manera sería una suerte de madeja inconexa de acontecimientos que sencillamente nos harían perder la razón.

A dónde van todos

Ahora mismo, sentado en una pequeña mesa de madera que se mueve con todo y la enorme taza de café, mas parecida a una cazuela de mole que a una taza; mientras escribo, el café casi se vierte sobre el teclado, pero aguanta vara como los grandes y respeta por lo pronto. Justo aquí en esta esquina en el mero centro de Puebla, me concentro en escribir, solo que ya tengo vértigo, porque a solo un metro de mi, está la calle, si bien separado por un enorme muro de por lo menos un metro de ancho y ventana de vidrio, las personas pasan y pasan sin cesar, como un caudaloso río que corre hasta su destino y toda vez que lo encuentre, buscará volver de una u otra forma.

De reojo, percibo una masa espectral e informe, multicolor y fluctuante, las personas van y vienen; ¿cuanto tienen que hacer?,¿a donde van?, ¿quien los espera?, que intensidad por tener algo que hacer.  De pronto, el mareo hace que pare y voltee a ver a cada uno en particular; pareciera que cada persona, grupos o parejas tuviera una misión crucial que cumplir para que este mundo, este universo pueda seguir su camino por el cosmos; todas las piezas parecieran funcionar como en perfecta sincronía. Pasa un auto, se le cruza una motocicleta, atraviesan la calle las niñas de secundaria, el señor de bigote y su sombrero retro que sostiene en sus manos fojas de  papeles que parecieran contener las cartas del destino. Se detiene el Mustag Rojo, nuevo, llameante como el diablo que espera su turno. Las aves apenas sobrevuelan en sentido contrario al flujo de las personas  y una pareja, juntos, siempre juntos, sosteniendo entre sus manos la esperanza de este mundo que se los lleva..

Null App

El mundo afuera ha dicho que no existo, lo peor del caso es que ya me lo empecé a creer, me sigo borrando, cada día, cuando volteo al espejo, me hacen falta algunos puntos, al principio tal vez pasaba desapercibido, pensé que me estaba aclarando la piel o algo así, pero no, ayer al observarme con detenimiento me encontré en la cara puntos de vacío , diminutos espacios de nada, así por otras partes del cuerpo.
Si, como esas películas en las que un viajero del tiempo ha modificado la continuidad creando paradojas y eliminado eventos o personas que pudieran haber existido o que existiendo, comienzan a desaparecer debido a esta anomalía.
A veces, la vida afuera ha comenzado a ir para atrás; las personas, los autos, los perros, las bicicletas y todo, andan en reversa y muy despacio, como cámara lenta. Es muy extraño, solo el viento mueve las hojas hacía adelante; solo yo parezco verlo, nadie mas y tal vez mi perro que me ve con extrañeza y hasta con tristeza.
Puede ser que no todo esté perdido, conforme pasan los días y los espacios van creciendo, también me siento mas ligero de humor, como si el peso de lo cotidiano que todo mundo lleva se fuera transmutando en ruido silencioso, como el que deja una noche de antro al día siguiente, los tímpanos aún resuenan con la vibración, pero hay calma y paz.
Mi vida ha seguido como siempre, la trato de llevar lo mas normal que puedo, aunque sepa que estoy desapareciendo, a diferencia de otros que cada vez son mas de ellos mismos, aún sea sea por las cantidades insanas de comida que se entran, ocupando mas lugar en el mundo y en sus pobres sillas..
En cambio, desaparecer tiene sus ventajas, por ejemplo: la ropa que ya no me ponía desde hacía 3 tallas ya me comenzó a quedar, aquellas camisetas grises de entrenamiento que tanto me gustaban y que guardé con tanto celo durante años, ahora están perfectas. He dejado de ser acosado por vendedores y charlatanes callejeros, simplemente no notan mi presencia, mismo los muchachos limpia parabrisas, si bien notan mi auto, no han podido formarse una imagen del conductor por lo que el contacto visual para emprender la limpia del vidrio no puede llevarse a cabo y se abstienen de hacerlo; así una lista de cosas prácticas; hasta puedo meterme en las filas sin ser visto; en corto lo que tengo que hacer para poder seguir con lo mío, extinguirme punto por punto…
Me han dejado de importar las pequeñas e inútiles rencillas del día a día, como decirlo, simplemente no parecen ser relevantes ante la inminente desaparición…Continúa

Pasos y Pasiones

Soy un fanático de los vinos, pienso que detrás de cada vino se concentra una historia, un momento único que catapulta al final en los sentidos de todo aquel que copa en mano se atreve a probarlo; sucede que a pesar de encantarme el deleite de un buen vino, de la compañía y el mundo que encierra a todo ello; soy incapaz de por mi mismo distinguir los aromas, los sabores y hasta los colores; es decir: si me encontrara solo y quisiera redactar la cata de determinado vino, no lo podría hacer; sucede que mientras alguien no me indique  el aroma o el sabor, no logro identificar por mi mismo. Una vez que me han dicho que huele a madera, vainilla, chocolate o a cualquiera otra cosa, es hasta entonces que la explosión viene a mis sentidos. Es una especie de conexión entre lo verbal y los sentidos, para darme cuenta de lo que siempre estuvo allí y no fui capaz de distinguirlo por cuenta propia.
Veo por doquier personas angustiadas, de cierta manera perdidas, confundidas por los miles de estímulos que hoy día vemos; los mensajes por todas partes de personas exitosas, artistas, personas mediáticas que proclaman haber nacido para hacer esto o aquello; que no conciben otra cosa en la vida mas que hacer lo que están haciendo en ese momento y para siempre; iluminados, predestinados a tener éxito y “trabajar” en lo que aman., ¿que pasa con el resto de los mortales?; ¿estarán haciendo lo que aman?, ¿es lo que siempre quisieron ser y hacer?, ¿viven su mejor vida posible?; ¿habrán soñado algo para si?

¿Que hay para los que no saben con precisión cual es su pasión?, ¿que pasaría en un mundo en el que de alguna manera todos supieran cual debe ser su objetivo en la vida?. ¿Como saber cual es su propósito en este mundo?, si la vida transcurre entre las obligaciones, falta de tiempo y lucha por sobrevivir. De regreso al ejemplo de los vinos, probablemente la misma escena se represente en el contexto de saber cual es nuestra verdadera pasión. Se requiere de un espejo interlocutor que con toda claridad observe y entienda el entarimado de cada personalidad y de cada deseo subyacente . Pero como menciono, es solo un espejo, pues es el interesado es quien debe expresar sus propias vivencias para que estas se reflejen y regresen traducidas en una emoción descubridora de pasiones.

Es como construir un emocionometro, en el cual introducimos los estímulos que se nos vienen a la mente, actividades que hemos hecho tanto en presente como pasado. Hacer una lista extensa de ellas. No solo actividades, si no cualquiera otra cosa que nos halla marcado; como hablar con alguien, una fiesta a la que asistimos, una persona especial que conocimos, o que pasamos una materia o algo que hallamos alcanzado por muy pequeño que nos parezca. 

Todo en la misma cazuela, 

 

 

l

El Corazón en los pies

Apenas las seis de la mañana y llevando ya una hora despierto con los ojos en la penumbra, observando el contorno del balón, las largas calcetas, los zapatos deportivos de piel suave y brillante cuidadosamente lustrados la noche anterior, la polo roja y el escudo bordado al pecho, al lado izquierdo, al corazón.

Todo listo desde la noche anterior; el pantalón corto, espinillas, vendas, camiseta, doble calceta, ungüento para los golpes, zapatos tacos; todo perfectamente doblado y acomodado como en conjunción con los astros para salir a la batalla final, a la apuesta por la conquista del mundo y la vida, todo en un sábado por la mañana.

No había poder mas grande en el mundo que fundarse en aquel uniforme y esperar a entrar al campo, aguardar pacientemente a que el entrenador volteara e hiciera el tan ansiado llamado al once ideal. Nada mas, solo eso, pasión pura y cristalina de niños tras un balón, sin pretender nada mas, sin que otra cosa en este mundo fuera más importante que buscar la inmortalidad con un gol de sábado por la mañana.

 

La otra Diosa

La vida pasó volando, aquellos días lejanos en que era diosa núbil de apenas dieciocho años o diva universitaria que devoraba hombres a su antojo. Habían pasado años, casi como sentarse en la playa a contemplar el ocaso; puede ser sublime, interminable y eterno; pero inexorablemente se va, en segundos.
Aquellos dias de juventud pasaron, son casi nada, imperceptibles al recuerdo. Ahora: la rutina, los hijos, el esposo. Hoy es un sueño borroso de una vida que parecía brillar con luz propia.
Las risas, susurros de amantes furtivos, miradas indiscretas que manosean al pudor, comparten el único diálogo del que son capaces en su prisa por verse, cada caricia, cada parte de su cuerpo explorada y sofocada a besos es una palabra dicha en un lenguaje de locos, locos por buscar que hay más allá de sus cuerpos y del final que siempre llega como un premio y un alivio a sus pecados.
Tendida en una cama de hotel barato, pensativa, queriendo buscar escondite a sus pensamientos que recrean la imagen del mundo a las once de la mañana fuera de esas cuatro paredes sórdidas y olor a desinfectante. Un mundo que igual cierra sus ojos hipócritas y despiadados a la posibilidad de que la esposa perfecta, la dama, la señora de camioneta nueva,el ama de casa ejemplar, se escabulla en dirección opuesta a su universo y vaya al encuentro de su amante; al que solo llama cuando quiere suprimir su condición de olímpica por un descenso al la parte obscura de su alma.