Empleo, Empleo, Empleo

Corriendo en círculos que cada vez se van cerrando y cerrando y cerrando hasta que por fin te topas con una pared que aprisiona por todos lados y ángulos hasta asfixiar irremediablemente.  JMSyB

En días recientes recibí un peculiar y extraordinario libro escrito por Jaime Murillo, un ex ejecutivo de empresas transnacionales y ahora convertido en empresario y escritor. En su libro llamado: “Mas Allá del empleo”, Jaime , vierte con claridad, contundencia y con dosis de realidad que como martillo cimbran las bases sobre la que muchos de nosotros estamos parados.

Aborda temas como, Las empresas bajo la Lupa -Capítulo 2- , en donde se muestra incisivo y contundente al poner  sobre el banquillo a las grandes organizaciones sobre sus formas de retención de personal, planes de carrera o acoso institucional para lograr resultados; en verdad revelador.

Un libro amplio y ambicioso que abraza el miedo, la duda, la educación, la salud financiera, la voluntad, visión y la pirámide invertida como arietes para trasmitir en su conjunto la dirección al camino del emprendedor y mas allá, del empresario con visión.

Sin duda, esta publicación pudiera herir suceptibilidades para algunos y ser absolutamente revelador para otros, habrán de atreverse a leerlo.

Un Saludo

Referencia

Mas Allá del Empleo

Murillo, Jaime

Editorial Artefactus

http://www.masalladelempleo.com  (solo contacto)

Anuncios

Si de Merecer se Trata

Por allá de los  ochenta, por dónde vivía, al norte del estado de México; la vida transcurría a un ritmo distinto, separados del Distrito Federal por la sierra de Guadalupe. Un lugar entre cielo, infierno y purgatorio; sin ser parte de la ciudad, sin ser un suburbio y en dónde el orden del caos imperó y sus raíces se fueron hundiendo de a poco e inexorable bajo el fango del antiguo lago de Texcoco. En aquellos  años en que los mamuts recién habían tenido a bien desaparecer y las lanzas y flechas fueron proscritas; es en aquellos días en que cabalgaba brioso sobre una bicicleta cross con  frutsi entre  salpicadera y  rueda, rugían nuestras motocicletas región cuatro  por entre los enormes pirules de aquellas llanuras interminables y hoy vueltas multifamiliares de tabique rojo y banderas multicolor que van de una ventana a otra y que dan bienvenida al turista y visitante.

Fuimos parte de transiciones sexenales, de crisis recurrentes, de llorarle al peso como un perro, de escuchar palabras inverosímiles como: austeridad, devaluación, deficit presupuestal, deuda externa, inflación; parecían aquellas, conjuros de ritos paganos y  eventos cataclismicos. Le quitamos tantos ceros al peso que hasta de nombre cambió, a nuevos pesos  y nos llevó a nuevas crisis; unas mas peores como dijera mi niña. Por lo menos tantos ceros, amortiguaban la pobreza…

Eramos Marco Polo descubriendo bastedades interminables de tierra, éramos Colón y Magallanes juntos; o solo niños reconociendo el terreno que algún día sería nuestra responsabilidad cuidar, procurar y hacer prosperar. El tiempo corrió mas a prisa que nosotros sobre aquellas negras calles de asfalto y chapopote. Aquellos que otrora tocaban timbres y emprendían desbandada, ahora padres de familia, hoy manteniendo a sus hijos fuera de las calles, imposible que salgan a jugar coladeritas o en sus bicicletas a mas de dos cuadras o ni hablar de tomar mochilas y subir al cerro que flanquea el valle.

Pronto nuestros caminos  se tornaron diversos en rumbos y destinos; cada quien buscando un poco de identidad; Cada cual mas preocupado por su mundo y por su extrañada consciencia que se volvió introspectiva y mas huidiza que diputado sin fuero; el espíritu  colectivo se quedó azorado en otra época, en el umbral de dar a luz; no volvimos a hacer cosas juntos, no volvimos a darnos cuenta que vivíamos sobre una tierra milenaria y deseosa de crecer junto con nosotros. Nos volvimos hacia nosotros mismos, preferimos no dar el salto hacia el siguiente nivel de consciencia, el nivel social colectivo; el que impulsa los cambios, el que manda, el que verdaderamente tiene el poder sobre sociedades y países.

Dejamos que el mando lo tomaran los inescrupulosos, los ociosos que no tenían oficio ni beneficio, los que no estudiaron y andaban por ahi de arrimados, los que aprendieron mil y un artilugios para sobrevivir  en el submundo de la política; este mundo despreciado y al que todos critican y  huyen. Dejamos en manos impías todos los poderes del Estado; por comodidad, por cobardía o por haber decidido quedarnos asustados dentro del vientre.

Lo que tenemos hoy, lo que merecemos; no mas, no menos. No habría cabida para que los mas de cien millones que somos ocupáramos una curul o ser los  que interpretan y aplican las leyes; cada cual ciudadano tiene un rol especifico y un interés personal; no obstante, de lo que no puede abstraerse es de la responsabilidad para el bien común y mas allá de ello, saber que los servidores públicos son eso, servidores públicos y su función exigible, vigilada y subordinada al interés público. Preguntarse como se han conducido hasta ahora nuestros propios empleados públicos; semi dioses olímpicos que confabulan e intrigan en las sombras, creando leyes que juegan solo en favor de los grandes concentradores de riqueza nacionales y extranjeros.

Lastimosamente quienes tienen la capacidad de discernir y actuar, se encuentran en marasmo catatonico, conformes con laborar jornadas sobre humanas, dejándose avasallar por el hostigamiento corporativo que esparce miedo a perder el empleo, hundidos en una  catársis consumista cuyo sustento es la tarjeta de crédito y dosis quincenales de ilusión inalcanzable.

¿Que se dice cuando mas de la mitad de los ingresos son extraídos a la fuerza? 30% ISR, 15% IVA, hasta 53% IEPS en algunos productos, tenencia o derechos vehiculares, cuotas del seguro social -que no utiliza-, ¿ha habido alguna agrupación de empleados que luchen por sus derechos? o ¿bajo la elegancia de  empleados de confianza no tienen derecho a nada?, ¿en dónde están aquellos que teniendo la capacidad intelectual para hacerlo, agachan la cabeza para no perder su empleo?, ¿por que solo unos cuantos sostienen al país y unos cuantos se enriquecen?, ¿porque la sociedad no tiene el control de nada?.

Nuevamente, macro cambio se gesta  en el micro cambio; ni un candidato, ni un partido, ni nadie lo hará, si cada cual parte pensante e integrante de la sociedad no lo hace en todos y cada uno de sus actos cotidianos; creando consciencia sobre lo que compra, lo que come, lo que contribuye para por lo menos tener limpio el lugar en dónde vive y lo mas importante dejar de pensar que el exigir que los servidores públicos cumplan es trabajo de alguien mas, de todos y de nadie en particular. Tenemos lo que merecemos ante nuestra evidente incapacidad de trabajo en equipo y organización.

JMSYB

David y Goliat

La cultura y la sociedad actual se concentran en lo peor del ser humano, en sus debilidades, en sus flaquezas en sus errores, es lo que vende,  morbo de contrastar el sufrimiento ajeno con el propio. ejerce una extraña atracción, algo que hipnotiza y finalmente vende..

Muy raro es el medio de comunicación cuya plataforma comercial aborde buenas noticias, no tragedias o malas nuevas…

Las mismas empresas, aquellas de primer mundo, las que van a la vanguardia, gastan millones de pesos en capacitación para tratar medianamente de compensar las debilidades de sus empleados; hasta ahora no he visto un solo curso de capacitación para potenciar los talentos innatos de cada empleado..

Bonita decisión, vivir tratando de mas o menos resanar las debilidades o bien exponenciar lo mejor que tenemos, nuestros talentos. Un ejercicio de aceptarnos a nosotros mismos, todo un reto; no es fácil mirarse al espejo y aceptarse tal cual uno es; no obstante lo que le hayan hecho creer, lo que quiso creer o lo que aprendió a creer. Es David (nuestro talento), peleando contra Goliat (nuestras destrezas), peleando por sobrevivir pero uno no sabe que tiene el talento de derrocar al otro, con base en su pasión y talentos. Las destrezas son solo aquello que aprendemos a hacer en el camino y ello ha sido por necesidad o por que nos ha sido impuesto.

El Talento es cualquier patrón recurrente de pensamiento, sentimiento o comportamiento que se pueda aplicar productivamente (1)

Trabajar para compensar las debilidades es una solución ilusoria, solo evitará el fracaso…la verdadera excelencia está en potenciar y aplicar el talento innato de cada persona.

Lo anterior es un punto de vista interesante abordado en el libro ” Ahora, descubra sus fortalezas” de Marcus Buckingham & Donald O. Clifton, Grupo Editorial Norma.

JMSB

1) Buckingham Marcus & Clifton Donald O., “Ahora, descubra sus fortalezas”, Editorial Norma 

De la pobreza al Tedio

Irónicamente, mientras mas herramientas de comunicación existen, mas alejados estamos unos de otros; cada quien en el micro mundo de su propio perfil electrónico, distrayéndose, abstrayéndose del mundo.
 Es altamente probable que se esté mas enterado de lo que pasa en Corea del Norte o si un rebelde afgano tropezó con una piedra, que lo que pasa con el vecino de a lado a quien lo mas seguro es que ni siquiera sepamos quien es, como está, que hace o como decía mi abuelita: sabrá dios  hijito, que madre lo parió.
Seguro conocemos mejor los estados de animo de los cientos de personas que prefieren confesar sus miedos, frustraciones, anhelos o estados de ánimo en las redes sociales o en el Messenger de lo que conocemos probablemente de nuestros seres queridos.
Entonces, lo que en el papel es un avance de la comunicación, de repente se convierte en un gran muro que nos aleja inexorablemente de una sociedad efectivamente comunicada, de una sociedad activista que conquiste resultados tangibles para su bien común y para alcanzar sustentabilidad de vida.
No basta con reenviar correos, no basta con seguir las cadenas, no basta con poner me gusta, no basta con postear pensamientos o frases celebres de auto motivación; el mundo en que vivimos necesita de mentes que piensen y manos que hagan. Buscar el balance perfecto entre un extraordinario y sin precedentes medio de comunicación como internet y las redes sociales para alcanzar un ideal de vida tal y como cada ser humano merece. No se trata de quitarle lo divertido, de  buscar un rato de ocio: tiene que ver con un medio sin precedentes para cambiar el mundo que nos fue dado a cuidar.
Hacer de las redes sociales, lo que su nombre indica, una red social y no solo un medio para canalizar el ocio. En palabras de Schopenhauer: la fuente de infelicidad del hombre proviene de la pobreza y el tedio; las redes sociales son un arma que tiene ambas caras en sus filo, está en manos de cada quien y de todos como utilizarla.