Ceros, Unos y Otros Mundos

Había una vez un mundo plagado de nada, multitudes de ceros que se multiplicaban infinitamente, hasta que un día los personajes de todos los cuentos, de todas las historias, volvieron..se sublevaron contra todo y contra todos, entonces los niños se dieron cuenta que existían, quedaron perplejos, el mundo por fin tenía sentido.

Fin y Principio

Terminar y comenzar escribiendo, podría ser un acto cursi y pagano; pero que valga para mis adentros y para lo que quiero en lo profundo…esta perfecto…
Estas letras que manan, que surgen emancipadas de la aridez y el descontento del alma…vierten con viveza lo que adentro hay y que tarde o temprano saldrá; en un segundo o en un millón de años..el tiempo es prescindible…

En una tarde, solo bastó un instante sublime para que las letras me atraparan irremediablemente, sin derecho a fianza…

Círculo Maldito

 

Mexico

Cuadro de :Jazzamoart Vazquez Smith

Trato de racionalizar la frustración, el sufrimiento de casi cien minutos en los que se detiene la vida para dar cabida al deslizar de un balón y al esfuerzo de veintidós hombres que van, vienen; de cuyas piernas y mentes surgen pinceladas que hacen que millones de personas desgarren su corazón, ahoguen sus gritos y atisben siquiera un granito de grandeza, ajena, pero al fin grandeza; en  un país que anhela triunfos, que suplica por buenas noticias; que se cae a pedazos en dónde  mas duele: impotentes en salvar vidas que son devoradas por el dragón diabólico de la delincuencia organizada, en no poder dar de comer dignamente a la mitad de su gente, en no poder retener a sus niños que faltos de esperanza salen en busca del resplandor del norte para solo encontrarse con eventos que superan la irrealidad.

Este país que lo tiene todo, necesita pensar en lo imposible, en lo improbable, en lo posible y en el presente ganador; no solo en el fútbol, pero en todos aquellos pequemos momentos que conforman nuestro día a día: Educar a nuestros niños de forma ganadora, pensar que ganar no es una evento en solitario e individualista, que existe el principio de ganar – ganar: tú ganas, yo gano, ellos ganan y por consecuencia todos ganamos.

Tal vez sea momento de replantearnos nuestra propia naturaleza, la concepción del término ganadores, cuya única acepción pretendidamente correcta es cuando la selección mexicana juega;  sin duda que todos y cada uno queremos que gane, porque si ellos ganan, todos ganamos -por lo menos eso creemos- y no dudo que ganemos en satisfacción y en derrama económica de alguna manera.

Me pregunto si en el inconsciente colectivo nos consideremos un pueblo ganador o un país al que lo persigue la mala suerte, una maldición o una conspiración mundial contra el bigotón, chaparro y sombrerudo. Si yo fuera el Rey de los Mexicanos: contrataría al departamento de mercadotecnia de Coca Cola Company para que limpiara nuestro karma, para que reparara la mala imagen que tenemos de nosotros mismos, para que purgue nuestras almas; mandaría a re escribir la historia con los miles de triunfos que la gente de a pie tiene día a día cuando llega a casa y tiene algo que comer, sacaría de nuestros corazones las garras sin escrúpulos  de los que nos mantienen atados a un sillón contemplando un mundo que solo existe en la imaginación barroca de algunos.

¿cuantas veces seremos capaces de reciclar la frustración?, no solo por el juego,  también  por no tener un trabajo digno o teniéndolo, no ser felices porque no es lo que realmente nos apasiona. ¿Que hacer en dónde  el destino pareciera dar vueltas sobre su eje?, como aquella pesadilla en la que por mas que corras, las piernas languidecen y la angustia es cada vez mas y mas grande;  despiertas, respiras aliviado diciéndote que solo fue un mal sueño, de repente, tras de ti, nuevamente esa presencia maligna te persigue y te persigue cada vez que quieres soñar.

¿Como romper el círculo maldito?: creando una singularidad en el tiempo, rompiendo los esquemas que mantienen al eje del mal; siendo creativos-productivos, siendo colaborativos-productivos-creativos, dirigiendo nuestra gran pasión colectiva -la tenemos, ya la vimos en el fut-, hacia objetivos concretos y unitarios; haciendo primeramente lo posible, para pronto encontrándonos haciendo lo imposible.

En lo que a mi respecta, me seguirá apasionando el fútbol, mas aún  si se trata de la Selección, solo que he perdido la inocencia,  pensar que con solo buenos deseos y gran pasión se logran los grandes triunfos; hay cosas mas profundas que un juego en el mundial y es importante verlo porque  nos permite vislumbrar la esperanza renovadora que nos espera si salimos de nuestro ensueño para reconocer nuestra verdadera identidad.

 

 

Perfección y Pecado

Me llevaste al borde de la vida

A contemplar en sus entrañas el origen y el fin.

Fui testigo maravillado de los misterios insondables de la creación.

Un nuevo ser, mas aún, conjugado en nosotros

La perfección, cúspide y redención; la miro y soy pecado.

Cuantos caminos habremos de andar; como siempre, como nunca, como antes.

Lo se y lo saben, somos enteros en cuatro partes.

JM

Tierra Sin Olvido

Una figura disuelta entre el hervor del suelo y el aire seco y polvoroso, marcha tortuosa sobre el camino, tras de si arrastra a una bestia cabizbaja cuyo lomo se eleva como a medio metro mas arriba de su propio cuerpo. El andar de ambos es lento y fantasmal, fundido en el árido contorno de los cerros. Conforme avanzo sobre la entrada, el calor desbarata ambas figuras haciendo difícil distinguir el rostro de lo que sin duda se trata de un anciano jalando una bestia cargada de madera. Paso de largo y no alcanzo a distinguir su cara debajo del raído sombrero de palma, solo una sombra negra y profunda se divisa. Volteo por el espejo y no está, tal vez haya dado vuelta en alguna vereda justo antes de pasarlo o tal vez el polvo dejado por el auto no me permitió verlo, no lo sé
Al dejar la ciudad, en los pueblos, en el campo, un enrarecimiento del ambiente, un vacío entre el tiempo y el cielo. La inmovilidad se apodera de todos los sentidos, hasta el aire se detiene ayudado por el calor, un calor tan seco y asfixiante que adquiere vida y personalidad propia y posesiva, tomando a su paso cada espacio existente y sacando de ahí todo indicio de humedad y refresco.

Se respira de color verde, todos los olores de las ramas, de los árboles, de los pequeños arbustos y hasta el forraje de los animales, se enredan en fusión que inunda la nariz y que llevan un doble fin: nublar los sentidos, dejarlos innermes para dejarse llevar al paraíso olvidado, al rincón de la tierra donde miles se preparan con dósis de nostálgia para ir en busca de la tierra prometida.

Llego a las primeras casas, saludando al comité de bienvenida –Tres perros flacos y una gallina sublevada- el pueblo en la misma quietud de hace quince años y de hace treinta y de hace cien, como dije; es un andar y des andar en el tiempo, es el paso de los santitos; unos pasitos para adelante y otros tantos para atrás. Veo las mismas casas de bronce terrozo, con adobes milenarios sacados de la misma tierra, tejas de ocre cenizo y cuarteadas por los gritos desesperados de los que se han ido y añoran. De grandes patios con tierra aplanada y pobladas de aves y sus pipioleras – invariablemente un enorme guajolote esponjándose y pavoneándose-. Gallinas, pollos, perros, puercos y guajolotes; todos caminando de aqui para allá y de allá para acá, nerviosos, buscando; como tratando de hallar a sus amos perdidos; implorando que vuelvan.

Son casi las dos de la tarde y la calle principal luce casi desierta, solo unas pocas mujeres y algunos ancianos deambulan en busca de sus propias almas desprendidas por el calor y la pobreza. Tantos años hacía que no visitaba aquel lugar, casi olvido el agobio del tiempo disuelto entre tristeza contenida, entre añoranza y lejanía.

Ya nadie queda, todos han marchado con rumbo opuesto a sus destinos, solo unos pocos que decidieron aguardar, centinelas que vigilan acuciosos el paso infinito del destiempo, el pasar de los siglos que se quedan en el mismo sitio atraídos por una paradoja interminable.
Aún me parece escuchar aquellas voces de aire tranquilo y cadencia abrazante, las dulces voces pueblerinas de mis tías, tíos, abuelas, primos y amigos. Me pasaba las noches sobre el regazo de mi madre escuchando fábulas inverosímiles de gente sencilla, lentamente las palabras se hacían sueño, sopor, transporte a un mundo distinto.

Ahora llego sin encontrar a nadie de aquellos del pasado, siento un terrible vacío que solo logro llenar con la soledad bestial, arrasante, devoradora de cada espacio posible. Uno a uno se fueron, dejando el maíz y el barro y todas las miserias de un lugar cuyo encóno con la abundancia persiste.
El sueño de tierras de riqueza los fué consumiendo, diluyendo para aparecer a miles de kilómetros de distancia, en tierras lejanas en dónde los sueños dejaban de serlo para convertirse en bello plástico, en felicidad de ficción, en anhelo alcanzado.

Continúo mi camino por el terregal, hundiendo mis botas sobre la espesa capa de polvo talquesino, A mi paso, solo el uh uh uh uh de esas aves misteriosas que siempre escucho pero que nunca veo, empiezo a dudar de que realmente existan y que en realidad ese sonido puedan ser los lamentos de la tierra cuando el sol reverbera con rencor infinito.

El camino a la antigua casa de la familia ha sido medianamente arreglado, lo recuerdo lleno de rocas caprichosas y de grandes picos, diseminadas a todo lo largo y ancho de la calle, apenas delimitada por las casas que fueron colocando al borde. Transito nuevamente ese camino después de más de veinte años; veo los mismos perros flacos que se revuelcan en la tierra para desprenderse de costras sarnosas. Ahora se acerca más a poder nombrarla como calle, le han puesto cemento, acomodados en enormes bloques rectangulares que como lápidas fueron colocados sobre el sendero antes pedregoso. Ahora las heces de vacas y caballos se notan mas, pues contrastan con el suelo blanquizco.
Conforme avanzo calmadamente, observo cada una de las casas sobre la calle, casi todas ellas aún de adobe y paja; sin duda taladradas por el tiempo, pero de pie desafiando a los elementos. Es curioso como en cada una de ellas vive un pequeño anciano vestido de manta blanca, sentado en una silla enana de palma y sosteniendo un bastón de ocote. De caras curtidas y arrugadas, como si se trajeran puesta una mascara impenetrable; es un detalle que ahora me percato y hago conciencia, escarbando en mi memoria recuerdo que desde que era niño los he visto y siguen ahí como los eternos guardianes; impasibles, atemporales, un escalofrío me cimbra desde muy adentro de la médula, -por que siguen ahí ?- , imperturbables ante el paso del tiempo, siempre sentados a un costado de los coscomates, siempre bajo la sombra de un gran árbol. Tal vez mis fantasías de niño no eran del todo infundadas, pensaba que en el fondo de aquellos graneros de adobe había grandes tesoros y si uno rascaba el maíz hasta el tope, hallaría lo inimaginable; el problema siempre al tratar de buscar el tesoro, era que el maíz al desplazarlo, volvía a su sitio, era como tratar de sacar agua de un bote hundido.
Es posible que sean parte de las repuestas de las que vengo es busca, fue como un llamado inconsciente que me atrajo nuevamente hasta este lugar.
Es como perforar los abismos infinitos de la vida y la muerte, es como taladrar al vacío; sin ver nada, sentir la punzante broca sobre las vísceras.

Imposible medir el tiempo en un lugar en el que este no tiene significado, sencillamente perdió la paciencia y decidió marcharse; todo permanece y desaparece, solo los agudos sentidos son capaces de encontrar –si es que lo hay.- por lo menos un indicio de que existió algúna forma de llevar cuenta de la vida.
Es irónico pero, llego buscando tiempo para reflexionar, hallar respuestas y lo que encuentro es un lugar sin el, ya no está, por que el desdichado no aguantó.
Ahora, que se ha ido, la vida en el pueblo se ha modificado, se transformó irremediablemente; sabe la gente que la muerte no llegará con el tiempo, si no que vendrá cuando esta quiera venir, podrá darle la gana en dos minutos, en cien años o en mil.

Olvidada en los Tiempos -violentos- D.F.

Llegue cuando las ciudades estaban vacías,cuando solo existía la intuición de tu presencia.
Personas que no existían, almas perdidas que querían estar ahí sin haber sido concebidas.

Extraños rumores de que algún día pudieran ser, si acaso habitar la obsesión de los dioses…
Cuantos afanes, que lujuria por llegar, por pisar suelo que está por conformarse sobre fangos atemporales, incólumes y que habrán de permanecer debajo, a la espera de mejor oportunidad para salir…saldrán.

Miles de afanes que conjuran entre si, avivan la esperanza de que algún día habrán de existir, cohabitar; aunque lo hagan encimados, arrimados codo con codo y arrebatándose inexistentes partículas de oxigeno…

Juguemos al Monopolio

Es gratis el expresso y el americano, todos los demás se cobran incluyendo el capuccino -el mas demandado–. llego a la oficina, café y luego existo; Santa fe, corporativos, el pantalón en la acera de enfrente, muebles de diseño, ordenados, modulares, cada función en su posición y listos para dominar al mercado. Ejércitos de personas arribando desde todos los puntos de la ciudad, oradando calles que ceden ante la avalancha que busca frenética llegar a tiempo, a las nueve, para cumplir  misión, visión y objetivos, finamente detalladas en  descripciones de puesto, planes de carrera; todo se alinea pues para que la maquinaria funcione con precisión. Es el pináculo de la economía nacional, desde aquel lugar olímpico se gestan las decisiones de las empresas mas grandes del país. Cada quien a sentirnos seres afortunados, tenemos un empleo, justo aquí a dónde casi nadie llega; a cumplir nuestro cometido  de ser los mejores,  a borrar del mapa a la competencia; sin saber que nos estamos eliminando a nosotros mismos inexorablemente y de formas en que nuestra visión de mediano y largo plazo es eclipsada por la quincena y el glamour corporativo.

Solo un muy, muy pequeño porcentaje de personas es empleada por las grandes transnacionales; si digo que muy pequeño es que no llega probablemente al 1% de la población total; no obstante que la presencia de sus bienes y servicios llegan al 100%. Las implicaciones son bestiales, sobre humanas, tienen que ver con las libertades, con la razón, con la legalidad, con la igualdad, con las oportunidades, con el desarrollo, con una justa repartición de la riqueza.

En primer lugar con la libertad; en México, existe una forma de anti libertad económica velada; los grandes monopolios, auspiciados por el gobierno en aras de la generación de empleo, están cercando la posibilidad de elegir,  están acaparando todos los espacios y los insumos, controlan en muchos casos las producciones completas de productos básicos; manejan a su antojo precios de compra y de venta; aplastan a cualquier competidor que osara incursionar y si acaso aquel tuviera un producto incomparable y difícil de sacar del mercado, muy simple, lo compran para seguir en sus ansias insaciables. No basta con monopolizar, con hacer que millones consuman de sus productos, tienen que asegurarse que sus empleados consuman de lo mismo, bajo pena de ser despedidos.

Repaso de primaria: Comunicaciones, TELMEX, TELCEL; a pesar de que legalmente hay mas competencia existen prácticas de bloqueo y boicot que no dejan ser competitivas a las otras. BIMBO: En la distribución masiva de productos de harina, sencillo, no hay nadie mas; si aparece un competidor medianamente relevante, lo compran y se acabó. SABRITAS: Darse una vuelta cual es la dieta de la fuerza laboral en la construcción por ejemplo, el espacio que ocupan en un OXXO por ejemplo o en cualquier autoservicio. MASECA: se adueñaron de las tortillas de México. PEMEX: Un diez para el mejor.

Podría seguir entre empresas que están en el aparador y otras que no aparecen en el primer plano, pero que igual destacan en prácticas monopolicas. El tema es de profundidad, los indicadores son contundentes; el hombre mas rico del mundo, las familias mas adineradas, la brecha social mas grande, los peores índices de desarrollo tecnológico, pobreza educativa, pobreza deportiva, pobreza cultural de la mayoría de la población.

La implicación macroeconómica de los monopolios no es cosa nueva, pero por estos lados parece que no aprendemos; solo un breve repaso de finanzas nacionales:

Un país vive de los recursos generados por su población, de los impuestos que pagan tanto por el consumo como por sus ingresos. Las empresas son las mayores aportadoras  de impuestos; obviamente se puede pensar que las mega empresas debieran estar aportando impuestos justamente conforme lo ganan, sin embargo no es así del todo; cuentan con ejércitos de contadores, abogados y mercadólogos dedicados a diseñar estrategias fiscales que permitan optimizar el pago de impuestos; ¿te suena campañas de redondeo?, ¿creación de fundaciones?, ¿mayores inversiones?, ¿contratación de personal por Outsourcing?; todo esto tras su afán altruista esconde una velada evasión fiscal y social.

Por otro lado; la mayoría de las empresas en el país, que son las micro y pequeñas y que emplean a la mayor parte de la gente; no cuentan con nada de estos recursos y están a merced de todos los peligros de la jungla que es el mercado y la legislación. Poco a poco se degradan, van perdiendo competitividad, dejan de dar empleo, dejan de pagar impuestos, reducen operación hasta que que mueren. Mientras que los grandes monopolios continúan siendo  los depredadores del mercado con el menor impacto económico y social; pero si con ganancias sin precedentes para sus accionistas -no es gratis que México sea de los mejores países para muchas empresas extranjeras-.

No es algo que el gobierno vaya a remediar; se trata de golpe de timón, el tema es mas con cada individuo pensante de esta sociedad; consumo responsable, pensar antes de comprar; en la sociedad actual es prácticamente imposible no consumir productos que involucren monopolios; no obstante, habrá que observar que hay opciones, productores locales, comercios independientes y que al comprarles creamos un beneficio que redunda en todos. Todos pueden convivir en el mercado, pero hay entes cuya inercia los hace insaciables y están haciendo mas mal que bien. Piensa!

Jugamos como nunca y…..

Estamos por hacer historia, al ganar pasamos a la final, habráse visto a un puñado de Mexicanos levantar ante los ojos del mundo la  Jules Rimet; gran expectación; México respira al unísono, desde mas allá del horizonte un murmullo latente en tierra Azteca que implora a dioses propios y ajenos para que por fin se haga realidad el sueño… El tricolor se quedó nuevamente en la orilla, vendrán las explicaciones, las justificaciones; que si el arbitro, que si a los mexicanos siempre les toca la mas fea, que si el público era hostil, que si les hicieron mal las caipiriñas, que si el uniforme les quedaba apretado, que si la culpa la tienen los directivos, los equipos, el draft o EPN.

Nunca habremos de reconocer que no nos preparamos para ganar, que no se jugó bien, que nos la pasamos cuatro , seis  o doce años sentados, sin hacer nada sin prepararnos, sin crear base, sin planificar, sin fundar los cimientos para ser campeones.

Hoy veo, como una porción de la sociedad, muchos privilegiados, con estudios, con acceso a una computadora a internet y  redes sociales; están descargando su frustración a través de miles de mensajes y comentarios que van desde lo chusco, la ironía hasta el mal gusto. Es terriblemente fácil detrás de un teclado, lanzar injurias, calumnias y dejar caer la culpa sobre 18.7 Millones de Mexicanos que votaron por EPN. Mas de 3 Millones de Mexicanos estuvieron involucrados con el proceso, representantes de partidos en cada casilla; son humanos los errores y pudo haber pasado , en los nuevos conteos saldrá. También, no lo dudo, pudo haber habido fraude en varias casillas -¿fraude para 4 Millones de votos?- las encuestas de salida, oficiales y no, con la misma tendencia-.

Hay que aceptarlo: millones, si, millones de personas votaron por EPN, no fueron los 31 mil votos de Quadri. La pregunta es ¿porque esas personas decidieron traer al PRI de vuelta?, ¿cuales son las consecuencias reales y estratégicas de este regreso?. No basta con dejar que la ira nos consuma y volver a seis años catalépticos.

Mientras,  dieciocho años de mandatos anteriores mantuvieron la macroeconomía sana -sin duda-; la microeconomía no fue lo buena que debió haber sido; creación de empleos, si, pero de que tipo. La gente podría ponerle mas agua a los frijoles y conseguir chambitas para sobrevivir, pero si le agregas inseguridad a todos niveles, entonces tenemos algo. En pocas palabras, se creó riqueza y muchos mas pobres; en mucho menos palabras, concentración excesiva de riqueza. Una excesiva mirada a lo etéreo a lo que la gente del pueblo no alcanza a palpar, falta de sensibilidad social. Tan ávida estaba la gente que llegó a aceptar tarjetas de prepago a cambio del voto y no justifico esta falta de civismo, simplemente que $100 o $200 pesos pueden hacer la diferencia entre comer o no en la semana y preferible comer…

Solo preguntarse, que partido es el de la base social mas grande, el que tiene la capacidad para mover o acarrear mas gente, pues el PRI, ¿a quien va a jalar?, pues a los mas jodidos, y ¿cuantos son estos?. pues el 80% de la población en México. El PAN simplemente se olvidó de hacer lo propio, con candidatos y funcionarios lejanos y burgueses fuera del contexto social.

¿Que el PRI compró votos?, es probable; ¿que hubo mano negra de Televisa para apoyar a EPN?, de acuerdo, ¿que esta maquinaria inequitativa logró sacarle el voto a 18.5 Millones?, seguro. Entonces la pregunta es: ¿acaso estos 18 Millones de Mexicanos son tontitos o que?, que se dejaron manipular vilmente por los bandidos o mas bien fueron doce años mal aprovechados que no lograron que esos 18 millones tuvieran empleos dignos, escuelas decentes, educación y dejaran de ser tontitos..

O será  que los que hemos tenido oportunidad de alguna educación nos hemos hecho tontos sobre lo que pasaba en estos años y solo despertamos en las elecciones queriendo sacar todas nuestras frustraciones a la red, al final, pues sale mas barato que terapia.

Esta efervescencia pasará, a los estudiantes se les acabará su periodo como tal y tendrán que salir a buscar trabajo a competir a mostrarse como el mas aguerrido soldado capitalista dispuesto a alquilarse para Coca Cola, Wal Mart, Soriana, Telmex o cualquiera otra. Entonces en dónde quedarán los ideales, el cambio, la revolución, las marchas de protesta.

Se nos ha puesto frente a una nueva prueba para verificar si estamos listos a pasar al siguiente nivel; estamos en una coyuntura que nos obliga a prepararnos como individuos y como sociedad; no esperar a que en lo particular nos suceda algo para ser activista, militante en organizaciones no gubernamentales cuya función sea exigir y verificar que los servidores públicos están haciendo su trabajo y en favor de la misma sociedad que los contrató; si no pueden con el cargo, se van. ¿será posible lograrlo? o seguiremos Jugando como nunca y perdiendo como siempre….

El Cambio genuino debe venir primero del interior  de cada individuo,

solo entonces ella o él contribuirán significativamente a la humanidad

Dalai Lama.